Page 11

Según Clausewitz la guerra es la continuación de la política por otros medios. La política es, aquí y ahora, la manera de que unos pocos se repartan los beneficios de todos. Cleptocracia. Durante un tiempo hemos vivido en el estado del bienestar gracias a que explotábamos a los países que no han dejado de ser víctimas del colonialismo (el llamado “tercer mundo”). Esto incluye guerras pagadas por multinacionales e incluso apoyadas por estados de occidente. Los líderes mundiales, los que mandan sobre los políticos, depredaban continentes enteros y a nosotros nos salía barato comprar un ordenador. La guerra, rentabilísimo negocio, quedaba lejos de aquí, aunque a veces la pagaran nuestros impuestos. Aquello que mueve el capitalismo, el afán de beneficio económico, no tiene fin, jamás se ve satisfecho, ¿cuánto dinero es suficiente? Así que el pillaje del “tercer mundo” no ha terminado (nos sigue saliendo igual de barato comprar un ordenador) y, siguiendo en esa línea, ¿por qué no devorar también el primero? (Esto para quien que crea que vivimos en el “primer mundo”; probablemente somos el segundo, un país de transición entre una república bananera y esa, para mí, mítica Europa). Habiendo aquí hay más dinero, ¿por qué no quedárnoslo?, pensaron los insaciables acumuladores. Saqueemos las arcas que llenan esos patéticos pobretones que se creen de clase media, privaticemos todo lo público, ¡el botín está al alcance de nuestra merecedora mano! Si lo piensas bien, el neoliberalismo es la evolución natural del capitalismo. Está aquí y no se va a ir, pues son los depredadores los que manejan esa farsa llamada “democracia”. Cuando hayan acabado de exprimirnos no sé qué destruirán, pero lo que cuenta para ellos es el beneficio YA. Han traído aquí la guerra. Las bajas son la justicia, la poca democracia que habían conseguido nuestros mayores, los derechos civiles y humanos, la educación y la sanidad. Masacran nuestras almas y nuestros cuerpos. Una guerra destroza lo que toca, acaba con el presente y envenena el futuro. Una generación en la que tanto se ha invertido en formación (ya no habrá más así) se irá fuera, pues la juventud no tiene nada que hacer aquí. La infancia de ahora crecerá para ser una masa sin cerebro fácil de manejar (más todavía). La cultura del mañana serán el fútbol y el cotilleo televisivo (todavía más). La salud para quien se la pueda pagar, los demás que enfermen y se mueran. La guerra se puede producir tras declaración previa o por ataque a traición. Estamos bajo ataque. Estamos en guerra. Y la estamos perdiendo.

guerra

Profile for Andrés García

Fanz103  

Estas páginas se han impreso gracias a la generosa implicación de 27 personas entre los que hay editores, poetas, periodistas, arquitectos,...

Fanz103  

Estas páginas se han impreso gracias a la generosa implicación de 27 personas entre los que hay editores, poetas, periodistas, arquitectos,...