Page 1

FANZ103 monogrรกfico Rita Levi-Montalcini


E

stas páginas se han impreso gracias a la generosa implicación de 27 personas entre los que hay editores, poetas, periodistas, arquitectos, realizadores, ilustradores, diseñadores, fotógrafos, artistas plásticos, historiadores, sociólogos, funcionarios y hasta algún psicólogo… de Logroño, Pamplona, Bilbao, Barcelona o Madrid. Todos han aceptado un reto creativo con cierto espíritu oulipiano: la producción exprés de una obra a partir de una palabra de entre 27 propuestas. Cada una de ellas comienza con una letra distinta del abecedario y todas reflejan aspectos fundamentales en la vida de Rita Levi-Montalcini. El resultado es tan variado como lo son los propios perfiles de sus artífices. Y como también lo es la poliédrica trayectoria de una mujer apasionante, imprescindible, única.


sin arrugas en el alma


ILUSTRACIÓN DE PORTADA: franco clun AGRADECIMIENTOS: Fanzine La Chimenea, Casa de las Musas, Grotesque Frikoño, Gota de Leche MAQUETACIÓN Y DISEÑO: bego becerra COORDINACIÓN: andrés garcía de la riva Logroño, noviembre 2014

belleza


apasionada


Él sólo miraba y la star proyectaba su belleza ideal hasta un infinito exponencial, y el mundo podía verla, sobre todo por las noches, cuando ella, como una perla, olvidaba los reproches. Dejaba a las demás estrellas y bajaba del cielo para bailar en los bares y acabar en el infierno. Se movía perfectamente en cualquier tipo de ambiente; siempre encontraba el gesto adecuado, de forma muy natural, para nada calculado. Si estaba feliz reía, si se enfadaba gritaba y, cuanto más te acercabas, más guapa estaba. Ella lo sabía, claro, y se mordía el labio como cuando era pequeña y estaba en su isla, soñando con volar y ser toda una artista. Había nacido una estrella, y era bella. Y además transparente, increíblemente brillante y desesperante; cuando iba delante, imposible seguirla, detrás iba muy pocas veces y, rápidamente, se subía a ti, te engatusaba y te tocaba de una manera imposible de describir; podría ser parecido a que te toque una Marilyn de terciopelo… Teniendo eso, ¿qué podría resistírsele? Ni siquiera tenía que pedir lo que necesitaba, dudo incluso que lo pensara; esas necesidades y otras muchas sorpresas saltaban hacia ella, y ella las cogía y hacía lo que quería. A su paso, una alfombra rosa iba desenrollándose y, aunque fuese un poco incómodo pisarla con los tacones, a ella le encantaba, y su estado de ánimo podía distinguirse en su manera de expulsar el humo del cigarrillo. Sabía desde siempre que conseguiría todo lo que se propusiera, y ahora miraba descarada a cualquiera que le gustara. Y si no se iba a su isla, se sentaba y descansaba.

___________________________________________________________________________________________________________________________ (*) Una bala perdida, al final, siempre impacta con algo, aunque difícilmente lo hará contra el objeto más bello. En el mejor de los casos, quizás le produzca algún que otro daño colateral. belleza


e

a


d

E s inevitable acudir a Zygmunt Bauman para describir con una palabra los tiempos que nos han tocado vivir: líquidos. La es-

tabilidad conquistada para unas pocas décadas, en las que parecía que en el destino de la humanidad triunfarían conceptos como el de ciudadanía, derechos y democracia, se ha manifestado mucho más compleja. El camino nunca es recto y las curvas y revueltas se suceden continuamente. Lo que nos demuestran las últimas dos décadas es cómo la democracia no es algo que esté asentado, al contrario. En primer lugar, en numerosos estados el concepto no deja de ser un elemento retórico, cuando no es negado directamente. En segundo lugar, en parte de nuestras sociedades occidentales la democracia está siendo empleada desde el cinismo y la hipocresía.

No son fáciles los retos de la democracia en los tiempos de la globalización y la complejización de los sistemas sociales.

Sin embargo, éstos todavía se hacen más difíciles si contamos con una ciudadanía que ha olvidado que la democracia no es un mero formalismo. La consecución de la democracia ha estado ligada a conceptos como la igualdad, la universalidad de los derechos y la participación. Inconformistas y utópicos, soñadores y luchadores, trabajaron por y para la democracia. En la actualidad, en mundos individualistas y en el que, como decía Josep Ramoneda el ciudadano ha sido sustituido por el consumidor, es necesario recuperar el concepto de democracia. Y participar, porque sólo con la participación de la ciudadanía se conseguirá esa recuperación.

E n las dos últimas décadas, los ciudadanos han hecho una dejación de sus obligaciones como tales. El sistema les ha em-

pujado a sentirse demócratas únicamente con votar en las elecciones cuando toca. Pero no, participar es mucho más. En primer lugar, es la necesidad de estar informado. Paradójicamente tenemos más información que nunca gracias a las TIC, pero nos perdemos en esa maraña. En segundo lugar, la sociedad civil es un cuerpo vivo que está adormecido y que sólo se ha levantado en parte.

C omo tantas cosas, hemos pensado que la democracia era algo asentado y que ya estaba conseguido. Como tantas veces, nos equivocamos. La democracia se construye día a día, desde la actitud personal e individual y desde la colectiva. Somos responsables, como también lo es un sistema que ha abonado la inacción política. Sin embargo, todavía estamos a tiempo de recuperar el terreno perdido.

democracia


emigrar


fascismo


Según Clausewitz la guerra es la continuación de la política por otros medios. La política es, aquí y ahora, la manera de que unos pocos se repartan los beneficios de todos. Cleptocracia. Durante un tiempo hemos vivido en el estado del bienestar gracias a que explotábamos a los países que no han dejado de ser víctimas del colonialismo (el llamado “tercer mundo”). Esto incluye guerras pagadas por multinacionales e incluso apoyadas por estados de occidente. Los líderes mundiales, los que mandan sobre los políticos, depredaban continentes enteros y a nosotros nos salía barato comprar un ordenador. La guerra, rentabilísimo negocio, quedaba lejos de aquí, aunque a veces la pagaran nuestros impuestos. Aquello que mueve el capitalismo, el afán de beneficio económico, no tiene fin, jamás se ve satisfecho, ¿cuánto dinero es suficiente? Así que el pillaje del “tercer mundo” no ha terminado (nos sigue saliendo igual de barato comprar un ordenador) y, siguiendo en esa línea, ¿por qué no devorar también el primero? (Esto para quien que crea que vivimos en el “primer mundo”; probablemente somos el segundo, un país de transición entre una república bananera y esa, para mí, mítica Europa). Habiendo aquí hay más dinero, ¿por qué no quedárnoslo?, pensaron los insaciables acumuladores. Saqueemos las arcas que llenan esos patéticos pobretones que se creen de clase media, privaticemos todo lo público, ¡el botín está al alcance de nuestra merecedora mano! Si lo piensas bien, el neoliberalismo es la evolución natural del capitalismo. Está aquí y no se va a ir, pues son los depredadores los que manejan esa farsa llamada “democracia”. Cuando hayan acabado de exprimirnos no sé qué destruirán, pero lo que cuenta para ellos es el beneficio YA. Han traído aquí la guerra. Las bajas son la justicia, la poca democracia que habían conseguido nuestros mayores, los derechos civiles y humanos, la educación y la sanidad. Masacran nuestras almas y nuestros cuerpos. Una guerra destroza lo que toca, acaba con el presente y envenena el futuro. Una generación en la que tanto se ha invertido en formación (ya no habrá más así) se irá fuera, pues la juventud no tiene nada que hacer aquí. La infancia de ahora crecerá para ser una masa sin cerebro fácil de manejar (más todavía). La cultura del mañana serán el fútbol y el cotilleo televisivo (todavía más). La salud para quien se la pueda pagar, los demás que enfermen y se mueran. La guerra se puede producir tras declaración previa o por ataque a traición. Estamos bajo ataque. Estamos en guerra. Y la estamos perdiendo.

guerra


humanidad


Italia


Soy una judía, no pretendo ocultarlo, y me han perseguido por ello. Y aunque soy igual que las demás he sido denostada, humillada, apartada del resto, como si fuera diferente, de otra categoría, de una raza inferior. Pero es necesario que sepáis que soy semejante a vosotras aunque sea la última judía del plato, la que nadie quiere, la que nunca acaba en un estómago agradecido, la que se tira a la basura o peor aún termina en la taza del váter. judia


kilometros


laboratorio


Si esto es

un poema...

Rita Levi-Montalcini fue una mujer Rita nació en 1909 Rita no nació en España Rita fue la menor de cuatro hermanos Su padre le recomendó no estudiar Logró el Premio Nobel

Armando Buscarini fue un hombre Buscarini nació en 1904 Buscarini no nació en Italia Buscarini fue hijo único y bastardo Su madre le recomendó no escribir

Siempre fue un escritor novel Dijo Rita: «El cuerpo hace lo que quiere. Yo no soy mi cuerpo: soy mi mente». Dijo Buscarini: «Es verdad que yo sufro, pero oídme: ¿qué me importa sufrir si soy poeta?» Rita Levi-Montalcini murió en 2012 Buscarini también murió, pero en 1940 mujer


ALCINI T N O M I V LE A IT R Y N E M R MI PRIMA MARI CA

nobel


noquis


ONU


La lucha de los inmigrantes subsaharianos que deciden emprender el viaje hacia una vida mejor, o mejor dicho, hacia una vida, es uno de los ejemplos de perseverancia que más y mejor se ciñe al sentido estrictamente semántico de la palabra. En este caso, este significado, nacido de la más cruda necesidad, es el motor imprescindible para aquéllos que andan miles de kilómetros, nadan y navegan cientos de millas o aguantan horas subidos a unas vallas que intentan convertir ese camino hacia la esperanza en un callejón sin salida. Ebebe, un camerunés de “unos 20 años”, decidió dejar su ciudad natal, Luala, la capital económica de Camerún, para comenzar un viaje que le llevaría año y medio de travesía hasta llegar a España. Ebebe se convirtió en una de las caras de la inmigración en nuestro país, cuando el 28 de marzo, su foto, encaramado a una farola de 10 metros durante más de 4 horas y media, salió en todos los diarios digitales, abrió los informativos y fue portada de gran parte de los medios impresos. Ese día, junto a Ebebe, decenas de inmigrantes intentaron saltar las vallas de la frontera con Melilla. Sus compañeros de asalto permanecieron dos horas en las alambradas, pero se vieron obligados a bajar y fueron enviados a Rabat, bajo el

amparo de las normas que defiende la Delegación del Gobierno, de que estar encima de la doble valla no significa estar en territorio español. Ebebe fue el único de todos ellos que ese día consiguió entrar en España. Además de su tesón, el azar se alió por una vez con él, ya que una delegación de la Agencia de la ONU para los Refugiados se encontraba en la zona. Ebebe sabía que si bajaba de esa farola, que iluminaba el perímetro fronterizo de Melilla, lo devolverían a Marruecos y todo su sufrimiento habría sido en balde, así que aguantó casi cinco horas, hasta que la representante de ACNUR, junto con

perseverancia

miembros de la Cruz Roja, le prometieron que si bajaba se quedaría en Melilla, así que Ebebe, ya exhausto, al borde del desmayo, bajó, y culminó su sueño de llegar a Europa. Son muchas las historias de supervivencia de los inmigrantes por conseguir una oportunidad, tanto en la frontera con Melilla, España es el único país europeo con territorio en África, como en la multitud de puntos limítrofes que separan el ser del no ser a lo largo del planeta. Yo me he querido quedar con la de Ebebe, el perseverante.


Que un ser humano sea capaz de agradecer a su verdugo la subyugación porque ésta le ayudó a superarse. “Pueden prohibírtelo todo, pero no que pienses”.

Una actitud práctica ante la vida. "A los cien, mi mente es superior que cuando tenía 20 años, gracias a la experiencia".

Exponerse a la muerte de una forma limpia ... "Es lo natural, llegará un día pero no matará lo que hice. Sólo acabará con mi cuerpo".

Resultó ser una combinación realmente auténtica y atractiva, pero sobre todo, segura: mujer, soltera, Premio Nobel, sobrada de carácter, feminista y fascinante... "yo soy mi propio marido".

Enalteció la igualdad, demostrándolo con su experiencia vital

”...el talento no tiene sexo. Mujeres y hombres tenemos idéntica capacidad mental".

Representó una inquietud llamativa para la época...

”Cuando cada experimento confirmaba mi hipótesis, que iba completamente contra los dogmas de ese tiempo, viví momentos emocionantes”.

Q.U.E.R.E.R... VIVIR PLENAMENTE Q.U.E.R.E.R... SER RITA LEVI querer


reproduccion


Super-viviencia dos palabras que juntas tienen un significado bien distinto. Rita Levi supervivió más de un siglo sobreviviendo a sus circunstancias vitales e históricas. El siglo XX siempre será recordado por las guerras mundiales, por los fascismos o el genocidio judío. Genocidio que ha quedado en la memoria colectiva casi como exclusivo, quedando en el olvido otros genocidios como el armenio. Ya hemos entrado en la segunda década del siglo XXI, y sin la perspectiva que el tiempo nos da y que tanto necesitamos, podemos adivinar que en este siglo se librarán guerras que no sólo llevarán balas sino que utilizarán armas más complejas. ¿No es una batalla la que libran los miles de seres humanos que se lanzan al mediterráneo esperando alcanzar tierra? El Mediterráneo se ha convertido en las fosas de Europa: 3.000 ahogados en lo que va de año, contabilizados, los que no dejaron rastro no cuentan. Mare Nostrum lleno de cadáveres que nunca serán conmemorados. Caídos de una guerra sin balas pero con el mismo sino: la muerte. Refugiados de conflictos bélicos como los de Siria, Palestina, Libia o Somalia, que se convierten en náufragos. Y en tierra firme en prisioneros de unas leyes migratorias injustas. Rita Levi descubrió que las células sólo comienzan a reproducirse cuando reciben la orden de hacerlo. ¿Cuáles son las conexiones neuronales que reproducen esos muros que establecen la diferencia entre vivir, sobrevivir o morir? La minúscula isla de Malta, siempre codiciada por los imperios dominantes por su posición estratégica entre África y Europa, se ha convertido en el país con el ratio más alto de inmigrantes de la Unión Europea. Llegan a la deriva y quedan a la deriva, atrapados sin poder subir hacia el norte o sin poder regresar hacia el sur. La isla mínima no tiene recursos ni sabe cómo afrontar el problema. El gobierno les instala en contenedores en zonas abandonadas sin apenas agua ni luz. Si deambulan por las calles en busca de trabajo o simplemente para abandonar el sofocante calor de esos contenedores, son detenidos y encarcelados. Y lo que es peor, naufragan ante la mirada desconfiada de los malteses, un pueblo poco acostumbrado a convivir con africanos subsaharianos o con árabes sospechosos de ser terroristas islámicos. Son los supervivientes del siglo XXI: “looking for a life”.

superviviente


a Rita Levi-Montalcini... quisiera preguntarle doctora por el lugar de la tristeza en qué rincón se esconde si vuelve azul las circunvoluciones si es muy azul o azul a secas si es cierto que su contrario no es la alegría sino el misterio

a los naranjos los mata ¿cómo la padecen los pollos? ¿también es azul la suya? ¿y la de los peces?

Brilla ¿por qué brilla tanto? ¿es un cristal duro? ¿se extirpa? ¿podría ser la misma piedra de la locura?

si tanto tiene que ver con el frío

¿en verdad quema? ¿desnuda o abriga?

¿por qué yo ardo?

tristeza


único, ca. (Del lat. unĭcus). 1. adj. Solo y sin otro de su especie. 2. adj. singular (extraordinario, excelente). Única es quien camina acompañada de sí misma. Única es quien afronta la soledad que escupe la mediocridad. Única es quien rompe, quien dinamita los márgenes. Única es quien deviene necesaria. Única es quien sigue luchando aunque a veces no merezca la pena. Única es sinónimo también de imprescindible.

unica


vejez


washington


Xenofobia, del griego ξενός y φοβία, es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero o a lo extraño. Un camino ideológico que nos conduce a empatizar con lo conocido y a desarrollar terroríficas estrategias defensivas para proteger lo propio. Creencias, tradiciones, ritos que hacen valer el infame alegato: “estás con nosotros o contra nosotros”, y a radicalizar posiciones para potenciar nuestra sensación de fidelidad a lo propio, lo bueno, lo válido, lo verdadero. Una simplificación atroz que conduce a la incongruencia de reivindicar nuestro derechos a costa de vulnerar los de los demás. Así lo sufrió Rita Levi-Montalcini cuando en 1938 Mussolini publicó su Manifiesto per la Difesa della Razza, un conjunto de leyes raciales que perseguían a los judíos en Italia en nombre de la “raza italiana”. Así lo sufren también las personas con albinismo en África, donde entre 2007 y 2009 alrededor de 10.000 personas con albinismo escaparon de las matanzas en Tanzania.

Personas con una condición genética caracterizada por la falta de melanina en piel, ojos y cabello y que lleva asociadas dolencias oftalmológicas como fotofobia, estrabismo o nistagmo y fulminantes cánceres de piel. Personas con poca esperanza de vida, abocados al ostracismo y a una vida de persecuciones propiciada por hechiceros que promocionan pócimas milagrosas que brindan buena suerte, éxito y dinero a quienes las consumen. Personas fruto de una naturaleza demoníaca, concebidos en la menstruación o en relaciones sexuales con misioneros o mzungus (blanco en suajili), castigos divinos que conllevan el repudio familiar, el menosprecio de la educación básica o una reclusión que les aleja de la coexistencia en el seno de su grupo social. Expresiones del desconocimiento interesado y de la ignorancia mas profunda. Joyce Matthew tuvo que escapar en busca de protección, dejando a sus hijos al cuidado de sus vecinos. Nairobi, la capital de Kenia, se convirtió en un refugio divino desde donde poder buscar la estabilidad económica necesaria para poder seguir manteniendo a sus hijos desde la distancia. La visión de aquella mujer y su hijo mendigando en las calles de Nairobi me resultó profundamente abrumadora y no pude evitar el acercarme tímidamente, deseoso de conocer un poco más sobre sus vidas. Esta es la historia de la amistad que surgió de aquel primer encuentro, la historia de una mujer embarcada en un viaje de regreso a sus raíces y al calor de sus hijos.

xenofobia

ttps://vimeo.com/60648542


Mi abuelo fue hombre inquieto y con una vida plagada de historias rocambolescas. Nadie se creyó nunca aquello de que fue ayudante de producción durante unos años en Italia. Cuando murió, revisé todos sus cajones y encontré unas hojas. Parecían arrancadas de un guion. Puede que mi abuelo no tuviera tanta imaginación como todos pensábamos.

yacer


zoolog a


T

I j

A

b

c

d f e g

k h

l

m

単 p n o q s

R

v u

w

x

y

z

103

Fanz103  

Estas páginas se han impreso gracias a la generosa implicación de 27 personas entre los que hay editores, poetas, periodistas, arquitectos,...

Fanz103  

Estas páginas se han impreso gracias a la generosa implicación de 27 personas entre los que hay editores, poetas, periodistas, arquitectos,...