Page 29

27 sobre nuestras ciudades, en otras palabras darle fuerza a la operación que afirma que el problema de la arquitectura es el problema de recobrar la ciudad. Esta gran convocatoria se da precisamente en el momento cuando, en otras latitudes, ocurren también encuentros de alto interés profesional como lo son la Bienal de Buenos Aires con la que se desplegara una estrecha relación de intercambio, la Bienal de Venecia, el Congreso RAGA y a nivel nacional se retomaba la convocatoria a los concursos nacionales, con el Concurso del Palacio Municipal del Distrito Sucre. De octubre a noviembre de 1985, William realiza la curaduría de la exposición “Arquitectura venezolana de los 80”4 en la Galería de Arte Nacional. Esta vez presentará las obras de otros ocho arquitectos. En el catálogo sentencia que…gran parte de nuestra mejor arquitectura está sólo diseñada o escrita. ..No obstante que la represión intelectual iniciada por los grupos productivistas (avanzada a finales de los años ‘60) paralizó y congeló la discusión del hecho artístico en la dimensión individual, permanecieron intentos que conforman la referencia y la confrontación más segura a la grandilocuencia del productivismo de la renovación, y a la grandilocuencia de tanta arquitectura efectista surgida durante los años de la opulencia…En ellos los temas del lugar, la estética, el material, el uso y la forma son explicados en un esfuerzo por renovar y recrear los vocablos imprescindibles para un nuevo vocabulario arquitectónico. Sin embargo, no podemos olvidar que ellos se presentan en una perspectiva marginal paralela y aislada, dentro de los procesos de la construcción social de nuestro entorno. Es ésta la más poética y radical crítica a la situación de la arquitectura venezolana, que se ha realizado sin pretender la articulación de un discurso trasmisible por otra vía que no sea la de la experiencia de la composición y el diseño. No fue tan sencillo posicionar el tema de la arquitectura en los museos a pesar del amplio público que respaldó con su presencia las convocatorias realizadas, para el cuerpo directivo que regentaba la GAN en el año 1987, no estaba del todo claro la pertinencia de las exposiciones de arquitectura y, ocurrió que, concluida la exposición la “Arquitectura de los 80” desapareció la Unidad de Arquitectura de la GAN. William quedaría ejerciendo de curador genérico sometido a los requerimientos temáticos que le fuesen asignados. No conforme, seguirá buscando nuevos escenarios donde poder dar impulso a la difusión de la arquitectura nacional y donde poder despertar el amor a Caracas, su ciudad Junto con William, los arquitectos Celina Bentata, Helene Liuch de Garay, Jorge Rigamonti y Martín Padrón, constituirán el cuerpo directivo de la Fundación Museo de Arquitectura. También participan en su fundación los arquitectos Leszek Zawisza, Juan Pedro Posani, José Miguel Roig y Fernando Tabora. Me correspondió a mí participar en la museografía de las exposiciones. William escribe en la reseña periodística que recoge el acto fundacional…Esta Fundación, que une las más disímiles voluntades a través del arte de la arquitectura, nace con la idea de que en el museo coincidan los intereses y tradiciones enraizadas

en nuestro tiempo, con una valorización de la cultura universal presente y futura. Con la creación de la FMA nuevos programas, intercambios y encuentros acapararán la dedicación de William. Con mucho optimismo, a pesar de los avatares y encontronazos con la visión amplificada ha ido madurando el conocimiento de la arquitectura venezolana e internacional y el compromiso en su difusión por senderos más certeros. Desde la FMA, atento a la escena contemporánea, William impulsará la realización de imprescindibles exposiciones y seminarios. La exposición retrospectiva de la obra de “Manuel Mujica Millán” en la GAN, será un ambicioso proyecto en el que se involucran por primera vez las Facultades de Arquitectura de tres universidades nacionales: la Universidad Central de Venezuela, la Universidad de Los Andes y la Universidad José María Vargas, y, complementan el programa de actividades una serie de visitas guiadas. La importante actividad desplegada, y completa programación, ameritaría escribir un capítulo especial que honre la labor desplegada desde la Fundación Museo de Arquitectura no del todo reconocida como lo merece. El exceso de edificaciones signadas por la especulación y la consecuente destrucción del tejido y la escala urbana, predomina en la producción de viviendas a nivel nacional, sin embargo esta construcción destructiva no le impide a William apreciar el resurgimiento de otras interpretaciones espaciales cuidadosamente elaboradas por jóvenes arquitectos y, ellos son tema que tratará en varios artículos publicados periódicamente, todos los lunes, en el espacio ganado en la prensa nacional que mantuvo por varios años. Por cierto, también invitará a escribir en esta columna que publicaba en el periódico El Nacional a sus colegas, Federico Vegas, Hannia Gómez, Enrique Larrañaga, Jorge Rigamonti y Martín Padrón. Nuevamente, en 1988, con gran despliegue el CAV celebra el Mes de la Arquitectura. En esta ocasión el invitado internacional será Jean Nouvel, quien acababa de inaugurar el Instituto del Mundo Árabe en París y acepta con gusto nuestra propuesta de venir a Caracas. No sospechábamos, apenas un año atrás, que la Revista CAV No. 53 con la que iniciaríamos el recorrido por el país, sería la última que realizaríamos, aun cuando ya teníamos compromisos programados para su salida cada mes y medio y los contenidos estaban en avance. La elección de la nueva Junta Directiva del CAV 1989-1991, a la luz de un Colegio revitalizado, crecido en sus programaciones periódicas, fortalecido con sus logros, despertó nuevamente el espíritu oportunista de tinte politiquero que había permanecido dormido por seis años. Así, se posesiona una nueva Junta Directiva que de entrada desarticula los diferentes equipos de trabajo que estaban constituidos, y a esta decisión, no escapó el equipo editor de la Revista CAV, el cual fue llamado por el Arq. Ernesto Fuenmayor, presidente electo, para comunicarnos que debíamos cambiar la línea editorial incorporando en su lugar la gestión de personeros del gobierno de turno.

Profile for Colegio de Arquitectos de Venezuela

Revista CAV No. 57  

Revista oficial del Colegio de Arquitectos de Venezuela, Número 58. El Colegio de Arquitectos de Venezuela y sus filiales en todo el país, t...

Revista CAV No. 57  

Revista oficial del Colegio de Arquitectos de Venezuela, Número 58. El Colegio de Arquitectos de Venezuela y sus filiales en todo el país, t...

Advertisement