Page 8

Sin embargo, esta organización por sus luchas y su incansable labor por la defensa de los derechos de los y las campesinas en Colombia ha sido injustamente victimizada y señalada. La ANUC ha sido víctima del homicidio y desaparición de más de 100 de sus dirigentes, sus líderes se han tenido que desplazar forzosamente, y muchos de los bienes que pertenecían a la organización, como es el ejemplo de más de 70 casas campesinas, han sido arrebatadas y ocupadas por otros actores. Adicionalmente la organización sufrió una estigmatización, de parte de diferentes actores armados e institucionales y como consecuencia de ello fue dividida y fragmentada. Hoy la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras pone a la ANUC en el centro de la reparación colectiva, para fortalecer su proyecto político y recuperar el tejido organizativo trasgredido en el conflicto armado. El pasado 11 de septiembre de 2014 la ANUC fue reconocida como víctima colectiva e incluida en el Registro Único de Víctimas como organización y hasta la fecha hemos realizado 4 encuentros regionales de diagnóstico del daño agrupando más de 12 departamentos y más de 700 campesinos. Con estos encuentros hemos generado espacios de reencuentro, de dignificación, de recuerdo y de reflexión que nos han permitido como Estado identificar los retos y oportunidades de este proceso de reparación colectiva de cara a los daños sufridos por la organización.

6

ECONOMÍA CAMPESINA | ED. 02

Pero ésta no es una apuesta sólo de la Unidad para las Víctimas, si no una apuesta de todas las entidades que conforman la mesa interinstitucional para la reparación colectiva a la ANUC dentro de las cuales se encuentra la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación, la Unidad de Restitución de Tierras, el INCODER, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio del Trabajo, el Ministerio de Defensa y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Todavía tenemos muchos retos, pues este proceso quizá es uno de los que más reflexiones nos ha traido frente a cómo debemos aprender a trabajar como Estado. Porque su legado permanece, porque sus sueños hoy son nuestros sueños, este proceso será un homenaje a todas y todos aquellos que dieron su vida por la lucha de la tierra en la ANUC. El proceso de reparación colectiva a la ANUC es el compromiso del Estado con las y los campesinos víctimas del conflicto armado; es el compromiso con la recuperación del significado de la vida campesina y la transformación de los imaginarios colectivos, y sobre todo, es el compromiso con la paz de Colombia.

Paula Gaviria

Directora General Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas

Rv economiacampesina ed02 m  

La revista del campo Colombiano

Rv economiacampesina ed02 m  

La revista del campo Colombiano

Advertisement