Page 19

De otra parte, se reconoce positivamente, como un significativo aporte al debate agrario, el contenido del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011 de Naciones Unidas para Colombia, denominado Colombia Rural Razones para la Esperanza, cuya tesis central es la problemática en torno a la tierra y el territorio y en donde se afirma que “Colombia es más rural de lo que se cree, pero cuenta hoy con más hectáreas en minería que en producción de alimentos”. El informe hace énfasis de la necesidad de “la reforma rural transformadora “Colombia no podrá insertarse plenamente en el mundo globalizado, modernizar su economía, superar la pobreza, resolver el conflicto armado y saldar el histórico conflicto agrario sin una reforma rural transformadora que no da más espera . Otro aporte importante que hace el informe es la distinción entre conflicto rural, conflicto agrario y conflicto armado, así como las relaciones entre ellos. Esta distinción amerita una pausa y cierto detalle porque su comprensión y aplicación en la identificación de los problemas y en la definición de futuras políticas públicas puede ser muy relevante para diferenciar problemas relacionados, aunque distintos, que requieren soluciones diferentes y a la vez complementarias. Este documento sin duda contribuirá a la dinámica del debate agrario, en torno a la tierra y el territorio. Esperaríamos que con esta distinción de roles en la dinámica del conflicto, se convierta en una pedagogía especialmente para la fuerza pública, que les permita distinguir las diferencias de reivindicación y de actuación de los movimientos agrarios y los actores del conflicto armado colombiano. Campesinos y campesinas y el derecho a la tierra La reivindicación del derecho a la tierra y al territorio por parte de los campesinos, no constituye una opción meramente económica. Para entenderlo, es necesario trasladarnos y verlo en un contexto histórico, su origen está en el mestizaje. El campesinado es la segunda población ancestral en el territorio, su vida, su identidad, sus saberes, su cultura, los alimentos, su vivienda están ligados a la tierra. El territorio es su espacio de realización y de libertad. El campesino históricamente ha estado sometido al despojo, al desplazamiento por diversos medios, entre ellos el más caracterizado de los métodos violentos; el destierro y la migración permanente a nuevas y apartadas zonas ha colonizar y civilizar nuevas tierras. Paradójicamente por los caminos y trochas abiertas por los campesinos para interconectarse y acercarse a los centros poblados esperanzados en haber encontrado las oportunidades de mercado para sus productos y el bienestar para sus hijos, por estas mismas vías, ingresan los acaparadores de tierras, al lado de la institucionalidad y amparados por la fuerza pública unos, mientras otros con ejércitos no institucionales, utilizan la necesidad de los campesinos de dar a sus hijos mejores oportunidades de vida que solo se encuentran en los centros urbanos. Muchos son despojados con argucias engaños, mientras quienes hacen resistencia en el territorio y promueven la organización como derecho son despojados por la vía de la violencia. Por las nuevas vías y caminos mejorados por los cuales deberían salir al pueblo urbanizado sus productos (especialmente alimentos), salen los camiones cargando los enceres de quienes aceptan desplazarse sin resistencia, mientras los desplazados por violencia están obligados sus bienes abandonado para proteger sus vidas. Desde los años 20 del siglo pasado, se registra la constante lucha directa de los campesinos de Colombia por una política pública de tierras y desarrollo agrario, liderada por diversos tipos de organización y formas de lucha en la resistencia al despojo, intentando que el sueño de una reforma agraria redistributiva, integral y democrática se cumpla.

19

Profile for Rafael Luna

economia campesina  

revista campesina

economia campesina  

revista campesina

Profile for raluna
Advertisement