Page 12

HISTORIAS DE OVIEDO

EL COLOMBIANO BARRIO OVIEDO Este reportaje del colombiano Barrio Oviedo, es parte del fruto de un proyecto llevado a cabo por la asociación ovetense Padrinos Asturianos y la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo POR ÁLVARO FUENTE

U

n mes de junio de 1960, el sacerdote asturiano José Pérez Álvarez llegó a tierras colombianas con un contrato de tres meses para llevar a cabo una serie de seminarios y conferencias a los directivos y trabajadores del ingenio azucarero Providencia, en pleno Valle del Cauca. Aquel contrato inicial se dilató hasta los 30 años trabajando para esta empresa, primero como capellán y después como director de relaciones humanas y sociales. Aquel joven sacerdote ovetense se empeñó en evaluar el comportamiento sociológico de los trabajadores, la mayoría de los cuales eran humildes cortadores de caña que vivían en campamentos insalubres entre las inmensas plantaciones de azúcar. Así, comprobó que estos empleados deberían tener cierto decoro social para rendir más y mejor en su ocupación y que para ello, en principio, se debería empezar por construirles una vivienda digna. Una de sus máximas es “la unión hace la fuerza”, así con la colaboración de la empresa Hermandad Obrera, también fundada por él, y de los propios empleados, hoy dueños de las casas, construye un barrio para las 72 familias de trabajadores más humildes, unas 160 personas. Un barrio de anchas calles y casas de planta baja con pequeña antojana situado en El Cerrito, a 40 minutos de Cali. Y con una particularidad en la que siempre hace hincapié: están construidas según las exigencias de la Convención de Bruselas de 1927, en la que decía, “ la vivienda del trabajador debe estar cerca pero fuera de las empresas y tener un pequeño huerto”.

12

Bajo el peso de esa idea lo construyó junto con sus hoy habitantes, aparte de para “desestresarse”, “botar corriente” como una fuente más de ingresos. Estos huertos eran de entre 500 y 800 metros cuadrados y no era de extrañar encontrarse con un variopinto abanico de árboles frutales, hortalizas, verduras, incluso todo tipo de animales, siendo los cerdos, vacas y pollos los más habituales. En ese terreno dejó de edificar una parte, para cuando fuera posible, construir en él una sede comunitaria donde los vecinos se puedan reunir y organizar diversas actividades. En el año 2004, al fin lo consigue. Gracias a la ayuda del ayuntamiento de su Oviedo natal, se inaugura el Centro Asistencial y Cultural, donde además de las actividades propias de una comunidad de vecinos realizan diversos cursos como cocina para madres solteras, de pintura o de baile. Además cuenta con un servicio médico y odontológico, biblioteca y un servicio de guardería donde atienden, en la actualidad, a 58 niños. También, desde esta sede, se coordinan otras actividades deportivas como el equipo de fútbol: el Oviedo, donde unos 63 niños de la vecindad se coordinan para jugar en campeonatos, distintas categorías alevines y juveniles que gozan de una gran palmarés a pesar de no tener campo de entrenamiento. Sus entrenadores llevan tiempo queriendo contactar con su

Un grupo de madres solteras se dirigen a la sede vecinal para realizar un curso de cocina

“La vivienda del trabajador debe estar cerca pero fuera de las empresas y tener un pequeño huerto”

Profile for mgworld

MG World 1  

Revista lifestyle de Marta García Esteticistas.

MG World 1  

Revista lifestyle de Marta García Esteticistas.

Profile for mgworld
Advertisement