Page 79

EL LIBRO BLANCO DE SAN LA MUERTE

Las artes mágicas deberían enfocarse siempre desde una perspectiva holística, con el cuerpo y la mente equilibrada, y una actitud positiva de "no hacer daño a nadie". Sólo entonces la recompensa será un resultado que valga la pena.

LOS ELEMENTOS DE LA MAGIA Los seres humanos han alimentado sus creencias mágicas desde antes del comienzo de la historia. Una de las creencias predominantes es que ciertos componentes básicos, llamados elementos, residen en el núcleo de toda creación, y que todas las cosas contienen las propiedades de uno o más de esos elementos. Se cree que cada cosa que existe en la creación tiene un elemento principal que rige o gobierna sus características internas y externas por encima de todos los demás. Esas enseñanzas elementales figuran entre las primeras lecciones que se enseñan a los recién llegados a la magia. Al principio, este sistema de correspondencias que confiere sus características a los elementos puede resultar confuso. Es imprudente considerar a los cuatro elementos en términos puramente físicos; sin embargo, cuando comenzamos a analizar las herramientas tradicionales asociadas a ellos, nos encontramos con cosas que son físicas y parecen ser representativas de los aspectos más físicos de cada elemento. Lamentablemente, cuando hablamos de lo metafísico, no tenemos más opción que hablar con metáforas concretas y materiales. Los humanos como seres corpóreos y a nosotros nos resulta fácil referirnos a esas descripciones físicas. Desgraciadamente, este problema semántico ha causado numerosas dificultades a los estudiantes de lo esotérico y también a muchos nuevos magos. Al conocer las propiedades elementales de cada objeto y saber cuál es el elemento que lo regía, nuestros antepasados descubrieron que podían conectar con toda la creación en un nivel íntimo, utilizando esa conexión para ganar conocimiento espiritualmente avanzado y manipular las cosas para trabajar a voluntad. En otras palabras, podían usar los elementos para hacer magia. Los elementos son la tierra, el agua, el fuego y el aire. Puesto que son parte de toda creación, existen en los mundos visible e invisible, aglutinándose en un quinto "elemento" que conocemos como espíritu, que está en y se compone de todos los elementos. Esta unidad de los elementos en espíritu nos permite utilizarlos para atraer los poderes de los mundos invisibles hacia nuestro mundo físico, ¡una definición de magia en su forma más básica!

ESPIRITU

AIRE

TIERRA

EL MAGO BLANCO

AGUA

FUEGO

79

Profile for Master De Luz

El Libro Blanco De San La Muerte  

Manual De Alta Magia

El Libro Blanco De San La Muerte  

Manual De Alta Magia

Advertisement