Page 98

príncipe Juan VI de Portugal, era hermana de Fernando VII, en ese momento privado del trono y, por lo tanto, con pretensiones al trono vacante. Luego de largas negociaciones, el “ejército pacificador de la Banda Oriental”, como se denominó al conjunto de las tropas portuguesas, al mando del Gobernador y Capitán General de Río Grande, don Diego de Souza, invadió el territorio español el 17 de julio de 1811. Inmediatamente localidades como Melo y puestos estratégicos como la fortaleza de Santa Teresa cayeron en poder lusitano, poniendo en serios aprietos a los revolucionarios que se encontraron entre dos fuegos y al mismo tiempo sufriendo derrotas en el frente de Alto Perú, que desembocaron en negociaciones de ambos bandos, bajo el auspicio de la diplomacia británica.

D) Armisticio Las negociaciones entre las autoridades del Gobierno de Buenos Aires y las españolas de Montevideo para dar fin al Sitio pasaron por varias etapas con la intervención de distintos actores. Lo más importante a señalar es que comenzaron antes que las tropas portuguesas ingresaran en territorio español y fuera del escenario del conflicto, en Río de Janeiro.

Tanto

en esta instancia como en las posteriores sería de gravitante importancia la influencia de la diplomacia británica que a través de diversos emisarios, dirigidos por Lord Strangford, marcaría los puntos fundamentales de dicha negociación: finalización del conflicto con un “statu quo” entre las dos partes; dejar las puertas abiertas para el libre comercio a los súbditos y bienes británicos y evitar el agotamiento financiero español empeñado en su lucha europea contra Napoleón. Cuando la invasión portuguesa se concreta, el diplomático inglés sabrá usar esta circunstancia para crear recelos en ambos bandos; en Buenos Aires, sobre todo, con las derrotas de Alto Perú, urgía la eliminación del frente de la Banda Oriental para poder centrar todos los esfuerzos en el norte. La actitud de Elío fue, al comienzo, más intransigente; rechazó dos instancias de negociación. Sin embargo, a medida que la invasión portuguesa avanzaba, las posiciones de ambos bandos se fueron acercando hasta llegar a un acuerdo preliminar a comienzos de setiembre, en el que Buenos Aires y Montevideo reconocían mutuamente los gobiernos revolucionario y regentista, se pactaba el levantamiento del Sitio, la integración del Río de la Plata a la monarquía española y el compromiso de Elío de retirar las fuerzas portuguesas de la Banda Oriental. Estas negociaciones no contaron en ningún momento con la intervención de los orientales, lo que motivó la convocatoria a dos asambleas: la de la Panadería de Vidal y la de la Quinta de la Paraguaya, en donde intentaron evitar el retiro de las fuerzas del Sitio e incluso plantearon la posibilidad de continuar solos el asedio a la plaza. Haciendo oídos sordos a estos reclamos, el 20 de octubre de 1811, el Dr. José Julián Pérez y las autoridades de Montevideo suscribían un armisticio por el que se reconocía como

98

El Despertar de la Banda Oriental  
El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement