Page 82

no me queda duda estan animados de los sentim.tos de subordinación y Patriotismo que requiere el presente caso …”.10 Por su parte, Zufriategui, ante las Cortes de Cadiz, ratifica esta situación:

“… Los creditos de la Tropa son crecidos, aunque no se les ha satisfecho de su haberes devengados sino una muy pequeña parte por tenerla grata. A esta es de gran importancia no retenerles sus pagas, por q.e de lo contrario cunde la deserción y en fin los gastos mensuales, y atenciones de aquella Plaza no baja de cinqüenta a sesenta mil p.o $, sin inclusión de continuos y excesivos q.e impende la Marina sin mayores ventajas, sobre cuyo cuerpo es de grande, e interesante conveniencia hayga en aquel Apostadero un nuevo y riguroso arreglo y reforma …”.11

B) Pobladores sueltos de la campaña Por otro lado encontramos a los pobladores sueltos de la campaña, conocedores del medio y acostumbrados a los rigores del clima, que aportaron su pasión y sacrificio en la batalla. La importancia de este elemento la captó magistralmente José María Salazar, cuando al criticar la desconsideración de Elío afirma “… que el hombre no es otra cosa sino su moral y que este se le varía muy facil y prontamente, formando de un perezoso y covarde en activo y valiente, y por la inversa …”.12 Como testimonio de la fortaleza del soldado de la revolución bastan los relatos que distintas fuentes proveen. Por ejemplo, al indicar la presencia de lluvias en los tres días anteriores a la Batalla de Las Piedras, situación que en el bando hispano minó las fuerzas por aumentar el número de enfermos, Artigas, refiriéndose al bando revolucionario, expresaba: “… El 17 amanecio lloviendo copiosamente, y dispuse acamparme, así por dar algun descanso á la tropa, que en medio de su desnudez é insoportable frio, había sufrido tres dias y medio de continua lluvia …”.13

C) El Clero Tampoco podemos dejar de referir a gran parte del clero que jugó un múltiple papel en la revolución. Hubo elementos que mantuvieron su fidelidad a la corona, basta leer las palabras del presbítero Rafael Zufriategui, en el apéndice documental, para notar su total desaprobación al movimiento oriental. En cambio, los curas de los pueblos se vieron identificados con las necesidades y olvidos que las autoridades de Montevideo habían impuesto a la campaña. Ya en el momento de la deserción de Artigas en la Colonia del Sacramento se encuentra la

10

Paz, Joaquín de: Comunicación a Manuel Belgrano, 28 de abril de 1811, Cerro Largo. Zufriategui, Rafael: op. cit. 12 Salazar, José María: op. cit. 13 Artigas, José: Comunicado a la Junta Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata, Campamento del Cerrito, 30 de mayo de 1811. Archivo Artigas, Tomo IV, pp 398 – 403. 11

82

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement