Page 58

(11) El sitio de Colonia duró hasta el 25, cuando por orden de Elío Vigodet dispuso el embarque de la guarnición y la mayoría de los vecinos en 26 buques que a través del estuario del Plata llegaron a Montevideo, incorporándose el 29 a su defensa.

(12) Gazeta extraordinaria de Buenos Aires. 15 de junio de 1811, pág.574-575. (13) La integraban los bergantines Belén y Gálvez, la lancha Murciana, el falucho San Luis, dos balandras bombarderas a remolque y tres mercantes auxiliares .Una cañonera porteña al mando de Hipólito Bouchard, salió del Riachuelo y con un cañón de a 18 respondió el ataque, hasta que rota la cureña de su única arma, debió suspender el fuego. 14) Por "Balizas Interiores" se conocía al fondeadero interior del puerto, abierto por el norte y cerrado por el sur, el más cercano a la costa anegadiza ("el Bajo"), tras las que se alzaban la barranca y la ciudad. Al frente de balizas interiores se hallaba un gran banco de arena, llamado "Banco de la Ciudad", de unas tres millas de ancho y tras él las llamadas "Balizas Exteriores". El acceso del fondeadero exterior al interior debía hacerse por estrechos y bajos canales que rodeaban o atravesaban el banco y enlazaban los "pozos" existentes, utilizados para fondear los buques. (15) Pese al bloqueo, varias naves porteñas pudieron colaborar con el ejército sitiador de Montevideo: el Queche Hiena rompió el bloqueo llevando pertrechos al ejército patriota utilizando como lugar de desembarco la playa del Buceo; La sumaca Santo Domingo, armada en el Riachuelo, sirvió de escolta a las flotillas de transportes que llevaban tropas y pertrechos a la Banda Oriental, patrullando además el río de la Plata. La goleta Nuestra Señora del Carmen custodió transportes de tropa y pertrechos de guerra a la Banda Oriental, y patrulló el río de la Plata entre julio y diciembre de 1811.

(16) Este acto fue interpretado como la constitución de los orientales en pueblo soberano, dando a la designación de Artigas un sentido político que en esos momentos no tuvo en absoluto. El juego de las circunstancias en que se vieron envueltos Artigas y los orientales hizo que posteriormente fuera ése el

sentido que adquiriera.

Sierra,

Vicente: Historia

Argentina:Tomo II pág.432.

(17) Rosa, José María: Historia Argentina. Tomo II, pág. 339. Buenos Aires 1992.

(18) Cárcano Miguel A: La política internacional en la Historia Argentina. pág.212 Buenos Aires 1967.

BIBLIOGRAFÍA

58

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement