Page 52

El 23 de septiembre de 1811, la Junta Grande fue sustituida por el Primer Triunvirato, expresión cabal del centralismo bonaerense, cuya política tanto interna como externa fue la antítesis de la doctrina sostenida por la revolución de mayo de 1810. Desde el primer momento afirmó un agudo porteñismo centralista y avasallador. Los electores de de los diputados al Congreso General no fueron extraídos ni de las filas del saavedrismo ni del morenismo, sino de los círculos de la pequeña burguesía ciudadana (comerciantes, hacendados e intelectuales), sin otra filiación que su repudio al predominio de los provincianos en el gobierno y contrarios tanto a la orientación populista, como a la gravitación militar del saavedrismo. El sitio de Montevideo entró en un período de estancamiento debido a la irresolución de Rondeau, lo que demoró estérilmente el esfuerzo general. Los refuerzos llegados de Buenos Aires, lejos de definir la situación oriental, acentuaron las vacilaciones emergentes de negocios diplomáticos que el gobierno porteño había iniciado ante la corte fluminense por conducto de un componente de la camarilla dominante: el acaudalado comerciante y experto conspirador Manuel de Sarratea. El secretario del nuevo poder ejecutivo porteño, José Julián Pérez fue enviado a la Banda Oriental con la orden de obtener a cualquier precio un acuerdo con Elío.

El 7 de

octubre se reunió con José de Acevedo Salazar y Antonio Garfias, representantes del virrey, y convinieron un acuerdo preliminar que sería ratificado dos semanas después por un armisticio. Se admitía la existencia de dos gobiernos, el de Montevideo y el de Buenos Aires, los que formaban parte de la nación española en América y eran leales a Fernando VII. Las fuerzas portuguesas desocuparían toda la Banda Oriental y el Este entrerriano, quedando a cargo de Elío la excesivamente difícil tarea de lograr que se concretase la retirada.

Los

pueblos entrerrianos de Arroyo de la China, Gualeguay y Gualeguaychú serían cedidos por Buenos Aires a las autoridades españolas de Montevideo. Tras una asamblea reunida en la quinta de la Paraguaya los jefes orientales no tuvieron otra alternativa que aceptar la situación, pero exigieron que el gobierno porteño continuara apoyando su lucha, lo que fue garantizado por Pérez.

52

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement