Page 51

JUAN VI DE PORTUGAL

INFANTA CARLOTA JOAQUINA

Con este infortunio se perdió para la revolución el Alto Perú, dejando abierto al enemigo el flanco septentrional del territorio revolucionario, lo que sumado al

fracaso de

disputar a los realistas el dominio naval del río de la Plata complicaba la situación

del

gobierno de la Junta. Sin perjuicio de la presencia de los diputados y de las negociaciones que se estaban intentando en Montevideo, Elío ordenó a Michelena que zarpase en demanda de Buenos Aires. El 19 de agosto la escuadrilla realista se acoderó en línea de combate frente a la ciudad. Michelena bombardeó sin atreverse a traspasar el banco frente a balizas exteriores (14) quedando así fuera del alcance del tiro de las cuatro pequeñas cañoneras que comandadas por Bouchard defendían el puerto de Buenos Aires. (15) Esas hostilidades se efectuaron en contra de la opinión de Salazar, a quien Elío nunca consultó disponiendo a su arbitrio de los efectivos del Apostadero. A

pesar

de

su

espectacularidad,

los

ataques

en

los

que

los

realistas

desconocieron las normas de guerra al bombardear sin previo aviso a una ciudad indefensa, resultaron totalmente inocuos, ya que las consecuencias materiales para los atacados fueron irrelevantes. La debilidad de la respectiva situación de patriotas y realistas aconsejaba realizar nuevos intentos de concordia, los que llegaron a un punto muerto ante las mutuas exigencias y recriminaciones de ambos bandos. Mientras esto sucedía frente a Buenos Aires, la penetración portuguesa continuaba su curso. Una partida atacó y tomó Paysandú, donde perdieron la vida el Capitán Redruello y 42 de los 50 voluntarios que la defendían. Los invasores pasaron luego a Soriano y Mercedes, pero fueron batidos por un destacamento patriota a órdenes del capitán Ambrosio Carranza.

51

El Despertar de la Banda Oriental  
El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement