Page 50

Considerándose perdido, resolvió entregar la ciudad a los británicos para impedir que cayera en manos revolucionarias Así escribió al jefe de la flotilla inglesa estacionada en el Plata pidiéndole que se hiciese cargo de la plaza, propuesta que no fue respondida. En esos meses de 1811, Río de Janeiro fue centro de activas negociaciones e intrigas diplomáticas relacionadas con la revolución en ambas orillas del Plata. Participaban en ellas vigilándose mutuamente el príncipe regente Don Juan deseoso de adueñarse de la Banda Oriental; su mujer Carlota Joaquina, simulando defender los derechos de su hermano Fernando VII, pero con la aspiración de ser coronada en América; el Vizconde de Strangford, embajador inglés que ofrecía su mediación y seguía atentamente todos las alternativas del complicado enredo diplomático con el fin de obtener ventajas para su país; el embajador español marqués de Casa Irujo empeñado en obstaculizar todos los planes que pudieran perjudicar los intereses españoles, y el enviado de la junta porteña Juan de Sarratea, quien se relacionaba con todos intentando sacar provecho en favor de su gobierno. Encerrado en Montevideo, Elío se atrevió a poner en práctica un arriesgado recurso que venía proyectando desde tiempo atrás: solicitar el auxilio de los portugueses. Ante el peligro de la pérdida inmediata de la Banda Oriental, Casa Irujo lo apoyó. Pese a la oposición de Strangford, al tanto de las verdaderas intenciones portuguesas, el 17 de julio de 1811 el llamado "Ejército Pacificador de la Banda Oriental" invadió la provincia a las órdenes del Capitán General de Río Grande do Sul Diego de Souza ,con alrededor de 4.000 hombres. Sucesivamente fueron ocupados Melo, la fortaleza de Santa Teresa, Rocha y Maldonado. Mientras tanto en Elío había ordenado bloquear nuevamente el puerto Buenos Aires luego de vencer a la escuadra patriota en San Nicolás, y efectuar incursiones de hostigamiento en los ríos interiores. Al concretarse el sitio de Montevideo, dispuso nuevos ataques a la antigua capital. En la noche del 15 de julio una división al mando de Michelena, se presentó frente a Buenos Aires intimando la rendición de la plaza. Ante la respuesta negativa, bombardeó la ciudad durante dos horas, sin producir bajas y solo daños muy menores. (13) Mediante la intervención del comandante de la estación naval inglesa, el gobierno porteño logró evitar la continuación de esos ataques. Elío propuso entonces entablar negociaciones, y la junta envió a Montevideo una misión integrada por el Deán Gregorio Funes y los Doctores José Julián Pérez y Juan José Paso. En esos momentos llegaron a Montevideo las noticias sobre la derrota de Huaqui y de su repercusión en Buenos Aires.

50

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement