Page 46

Artigas regresó a territorio oriental desembarcando en Calera de las Huérfanas y de allí pasó a Mercedes para organizar su cuartel. Ante la demora de Rondeau en incorporarse al ejército, Belgrano designó al Blandengue segundo jefe interino, lo que comunicó a la Junta el 11 de abril. Ese mismo día Artigas lanzó desde Mercedes una proclama en la que anunciaba a sus compatriotas la llegada del ejército auxiliar porteño y los incitaba a incorporarse masivamente a la lucha. (7) Belgrano le ordenó que promoviera con 500 hombres de las tres armas la rebelión en el centro de la provincia, que su hermano Manuel pasase a insurreccionar el norte de la Banda Oriental y que Venancio Benavidez marchase con 800 hombres a rodear Colonia, extendiéndose a lo largo del río de la Plata para llegar a conectarse con José Artigas a la altura de Montevideo. Así no solo se impulsaba el alzamiento de casi toda la campaña oriental y se auxiliaba a los pueblos declarados en contra de los españoles, sino que se estrechaba el cerco de la plaza de Montevideo. Belgrano había conseguido reunir un ejército de 3.000 hombres, imponiéndoles cierta cohesión y disciplina, cuando el 19 de abril debió regresar a Buenos Aires para ser juzgado por su actuación en el Paraguay. Una junta de guerra presidida por Saavedra acordó sustituir a Belgrano por Rondeau, nombrando segundo jefe a Martín Galain y jefe de las milicias patrióticas al teniente coronel José Artigas, con sujeción al jefe principal. (8). Rondeau, que se encontraba en Bajada del Paraná organizando nuevas fuerzas, confió a Artigas la dirección del ejército en campaña hasta su llegada a Mercedes con el grueso del mismo, lo que aconteció el 2 de mayo. En esos momentos la guerra era protagonizada más por las guerrillas irregulares, que ya empezaban a llamarse montoneras, que por los ejércitos reglados. Por todas partes surgían caudillos: Blas Basualdo en Lunarejo, Baltasar Ojeda en Tacuarembó, Manuel Quinteros en Arroyo Grande, Félix Rivera en Durazno, el cura párroco Santiago Figueredo en Florida (9), Manuel Francisco Artigas en Casupá y Santa Lucía, Tomás García de Zúñiga en Canelones, Francisco Antonio Delgado en Cerro Largo, Francisco Antonio de Bustamante y Pablo Pérez en Maldonado y Minas y Fernando Otorgués en el Pantanoso, a las puertas de Montevideo, por lo que en poco tiempo las principales localidades del interior quedaron en manos revolucionarias. El 20 de abril Benavides derrotó en el Colla a 130 militares españoles. Cinco días después Manuel Artigas atacó al mayor Bustamante, quien con dos cañones y 120 hombres de línea se había hecho fuerte en el pueblo de San José. Fue una victoria completa de los revolucionarios quienes se apoderaron de 100 prisioneros, los dos cañones y numerosas armas de los realistas, pero malograda por la muerte de Manuel. Los éxitos continuaron con el asalto a Soriano. Michelena había formado una flotilla con el bergantín Cisne, la sumaca Nuestra Señora de Aranzazú, el falucho Fama y la balandra Tortuga, con 100 hombres de tropa a bordo. El 3 de abril se presentó frente a Santo Domingo de Soriano, intentando tomar el pueblo por la fuerza. El Sargento Mayor Miguel E. Soler, quien se encontraba a dos leguas de Mercedes destacado en el campamento de La

46

Profile for Fundación  Histarmar

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Profile for histarmar
Advertisement