Page 35

la guerra: libertad de acción y economía de fuerzas. De la conjunción de ambos principios devino naturalmente el resultado victorioso.

Añadimos que ligeramente al sudeste nos encontramos con el Pastoreo de Pereyra, amplia dehesa donde acamparon Rivera y Urquiza en su momento. Si Posadas hubiera accedido a la misma, podría haberse escurrido del acoso oriental, pero al estar el arroyo crecido esta maniobra le fue imposible.

Históricamente, en los campos de Las Piedras se fueron librando cuatro batallas sucesivas. La primera y decisiva fue la del 18 de mayo de 1811, de la que ahora celebramos los 200 años, notorio triunfo de Artigas sobre las fuerzas españolas que señala el nacimiento del Ejército Nacional y el comienzo del sitio de Montevideo.

La segunda tuvo lugar el 25 de junio de 1814 y en ella Alvear, jefe porteño, sorprende a Otorgués, caudillo artiguista, que es perseguido hasta Marmarajá. Este revés, en realidad, fue un preliminar de la batalla de Guayabos y su resultado por todos conocido.

La tercera se da entre portugueses y brasileños, también un 18 de mayo, pero de 1823, en plena crisis del mundo lusitano, y tiene el mérito de subrayar la importancia estratégica del lugar.

La cuarta se libra el 16 de setiembre de 1863 entre las fuerzas de Flores, caudillo colorado, y las tropas de Lucas Moreno, militar blanco, durante la llamada Cruzada Libertadora. En esta acción es herido el incomparable lancero Fausto Aguilar, que sobresalía en el campo de batalla por montar un caballo tordillo de gran alzada. Este encuentro se caracterizó por despertar las expectativas del bando gubernista, que lo interpretó como un gran triunfo; pero Flores una vez más escurrió el bulto y se retiró con sus fuerzas intactas.

La significación geopolítica de la zona se mantuvo todavía por un tiempo. Durante la guerra civil de 1904, luego de la batalla de Fray Marcos, las fuerzas del gobierno se afirmaron en lo que hoy es La Paz, mientras el ejército de Aparicio Saravia marchaba de este a oeste por el sur de Las Piedras.

Los campos de batalla próximos de Casavalle y Paso de Buxareo completan el panorama histórico. Ambas fueron acciones menores que se libraron en la lucha contra la dominación brasileña y que subrayan el carácter estratégico de la región.

No escapa al observador entender que en el triángulo marcado entre Las Piedras, Sauce y el Cerrito de la Victoria está determinada la seguridad militar de la ciudad capital, y,

35

El Despertar de la Banda Oriental  
El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement