Page 22

Con el fin de movilizar todo el vecindario, se convocó a Francisco Bicudo, Sebastián Cornejo, Basilio Cabral y Félix Rodríguez para reunir a todos los patriotas del lugar, siendo designados cabezas de división en los partidos de Coquimbo y Sarandí. El 22 de febrero Pedro Viera se encontraba recorriendo la campaña cuando se topó con Venancio Benavidez, a quien invitó a incorporarse a los preparativos de la insurrección que se estaba gestando, ofreciéndole el cargo de segundo jefe de la partida, a lo que éste aceptó. El 25 de febrero el Alférez Correa recibió

una

comunicación

de

Viera

informándole la imposibilidad de contener a

MANUEL ANTONIO ARTIGAS

la gente reunida en el monte a orillas del Arroyo Asencio a unas tres leguas de Capilla Nueva de Mercedes. Con el fin de distraer a las autoridades de esos movimientos, se organizó una entusiasta reunión bailable en la estancia de don Lorenzo Gutiérrez, en las proximidades de Arroyo Grande, sirviendo de pretexto para concentrar allí a los patriotas el 27 de febrero, animado hasta las primeras luces del jueves 28 por Perico el Bailarín. En vísperas de entrar en acción de guerra, los patriotas se dividieron en dos grupos.

Uno se dirigió hacia Santo

Domingo de Soriano y el otro hacia Capilla Nueva de Mercedes, que caen en sus manos, estableciéndose nuevas autoridades (excluyendo a los españoles). El Oficial de Blandengues Ramón Fernández, destacado en Santo Domingo de Soriano para impedir el paso de embarcaciones procedentes de Buenos Aires, se pronunció a favor del movimiento emancipador, y uniéndose a las huestes de Viera y Benavidez se lanzó en Asencio al reto glorioso a los dominadores, rindiendo a los hispanos en Capilla Nueva y santo Domingo, tiroteándose durante horas con la escuadrilla de Michelena, rechazando el desembarco que con dos piezas de artillería volante hizo el jefe español. El 28 de febrero Ramón Fernández hizo llegar al Cabildo de la Villa Santo Domingo de Soriano un oficio intimando la rendición y capitulación, firmado por el comandante Pedro Viera, diciendo que se presentó como a las tres de la tarde con un ejército de gente armada y no pudiendo ni teniendo con que hacer resistencia se hizo la capitulación de que entrasen ofreciendo la seguridad de vidas, bienes y familias. El tenor del Oficio es el siguiente: “Hallándome con órdenes rigurosas para atacar y destruir Pueblos de esta Banda que no quieran seguir a la justa causa de Buenos Aires y teniendo ya en mi Cuartel

22

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement