Page 12

Carlos III

Carlos IV

Cabría también hablar de un americanismo representativo de los intereses locales o regionales que se enfrentó a la burocracia gobernante española.

Ese regionalismo,

manifestación clara de los antagonismos internos entre los intereses de las colectividades sociales, sería el que luego de la emancipación impediría consolidar una unión americana, como ocurrió en las colonias inglesas y portuguesas, y que a la postre llevaría a la fragmentación de Hispanoamérica. Al finalizar el Siglo XVIII España y su América tenían un grado similar de desarrollo. Ambas eran productoras de materias primas, poseedoras de parque industrial liviano y dependientes en cierto grado de flotas comerciales extranjeras. Pero había una diferencia a favor de las colonias: la producción de metales preciosos, y en ese aspecto la economía colonial sostenía una metrópoli en decadencia. LA SITUACION SOCIAL EN AMERICA Promediando el Siglo XVIII las sociedades americanas estaban conformadas por un grupo muy reducido de españoles, una minoría mayor de criollos y una gran masa de indígenas, mestizos y negros. La base aborigen era mayoritaria en Perú, Nueva Granada, Centroamérica y Nueva España (México), y notoriamente menor en el Río de la Plata y Chile. Destinatarios involuntarios de la conquista española, los indígenas quedaron sometidos a vivir como súbditos pero en condición social inferior, sujetos a fidelidad, tributación y servicios pero con derechos individuales recortados.

Algunos (los que pudieron) permanecieron sin

incorporarse a la civilización invasora, pero la mayoría se fue mestizando con habitantes de etnia blanca, en un fenómeno cultural que no tiene igual en la historia de la humanidad, para dar lugar a la gran masa poblacional latinoamericana.

12

Profile for Fundación  Histarmar

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Profile for histarmar
Advertisement