Page 11

de otras coronas, y contar con marinas mercantes propias.

Sin proponérselo, ambos

virreinatos se habían convertido en metrópolis regionales. La penetración en América de las ideas de la Ilustración tuvo influencias españolas y francesas, aunque la escolástica permaneció firme en los colegios y universidades de los jesuitas. En consecuencia, se produjo una peculiar simbiosis entre la fe y el racionalismo, que marcó una sutil diferencia entre la Ilustración española y la americana, Además, a través del contrabando, ingresaban en América libros de autores vedados en España, lo que dio a los intelectuales criollos una visión más amplia de lo que pensaba el mundo moderno. La mayoría de los americanos ilustrados eran católicos devotos, lo que no impidió que la discusión sobre las relaciones entre el Estado y la Iglesia fuera de una profundidad inaudita, la que a la postre coadyuvó a la expulsión de la Sociedad de Jesús de tierras americanas. En el imaginario colectivo latinoamericano existe aún el mito de que la Ilustración fue el componente de primordial influencia en el proceso de emancipación de la América Hispana. No caben dudas que el pensamiento de Voltaire y de Montesquieu estuvo presente en Miranda, Nariño, Belgrano y Castelli, por ejemplo, pero estamos hablando de unos pocos americanos que habían accedido al nivel superior de educación.

En cambio, el ejemplo de la

independencia de Estados Unidos tuvo un efecto más profundo en las mayorías que finalmente llevaron adelante los movimientos independistas. La aristocracia criolla tenía objeciones al régimen colonial, pero esas eran más de carácter pragmático que político.

Las reformas

planteadas por los borbones apuntaban a mejorar la situación de España a expensas de vaciar América, y por primera vez la legislación indiana trataba de “colonias” a los territorios americanos. Sin ningún lugar a dudas, fueron los agravios de la metrópolis a los criollos y los indígenas el factor desencadenante de la revolución. La obsesión de los Borbones por lograr la máxima explotación de las colonias sin detenerse a pensar en las consecuencias para los americanos fue el elemento irritante más significativo en los procesos que habrían de desencadenarse, más que las ideas que empujaron a la Revolución Francesa. Hubo otros elementos que coadyuvaron, como las invasiones inglesas al Río de la Plata, las campañas napoleónicas en Europa, el caos monárquico español entre Carlos IV, Fernando VII y Pepe Botellas, y los movimientos autóctonos de los Comuneros o Tupac Amaru.

Todos ellos

aportaron su grano de arena al médano.

11

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement