Page 103

[…] las hijas no están seguras al abrigo de sus madres, favoreciendo sus locos proyectos la soledad de los montes por donde transitamos; sin que pueda contenerlas la vigilancia y el celo de nuestros Gefes para que se desaparescan casi diariamente niñas decentes y de honrados Padres.37 De estas uniones nacería un sinnúmero de criaturas no legítimas, situándolas fuera del marco jurídico y ético de la época. El segundo instrumento fue aplicar mano dura a quienes desconocieran el respeto a los derechos fundamentales. En este sentido han llegado a nuestros días testimonios de sentencias a muerte por delitos de robo y muerte.

LLEGADA AL SALTO ORIENTAL

Con la llegada al Salto Occidental, donde se instala el gran campamento en procura de un establecimiento permanente, las penurias se multiplican. La falta de recursos se hacía sentir, repercutiendo en el estilo de vida de la población que se veía privada hasta de lo más necesario para la subsistencia. El 3 de febrero de 1812, Artigas escribe al Gobierno de Buenos Aires: “… a la inclemencia, sus miembros desnudos se dejan ver por todas partes y un poncho hecho pedazos liado a la cintura es todo su equipaje ...”. Artigas intentó apalear esta situación disminuyendo la cantidad de oficiales y presentando la iniciativa de echar mano a los diezmos eclesiásticos, a cambio de lo cual otorgaría a cada presbítero una pensión. La penosa situación del campamento fue captada inclusive por el bando portugués: […] mas ainda comparando as m.mas forças com as que D. Joze Artigas passou álem doUruguay, e as mais que selhe haó-de reunir, con US supoem, por quanto, consta por diversas notiias, que desertando a mayor parte do Exerito de Rondeau, se reunira ao d.o Artigas, que ajuntou 4.500 homens; os quaes passarao com elle ao lado Occid.al do Uruguay, no Salto, álem de 1.900 familias, que obrigou a deixar seus prédios para o acompañarme, des-de os ampos de Monte video ate Belem, destruindo, e arrazando os eus estabelecim.tos ePovaçoens aquem do Uruguay: semelhante proed.to parece indiar um total abandono da d.a margen Oriental: O sustento de tanta gente tem sido, e será para o m.mo Artigas hum objeto do mayor embaraço, em razao da falta de gado, e grande destruiçao emq.e se achao as Etancias da parte Occid.al do Uruguay: a fame, e nueza do seu Exercito sem disciplina, e pela mayor p.te desarmado, tem auzado grd.e deserçao, e desorden

37

Oficio del Presbítero Santiago Figueredo al Obispo Dr. Benito de Lue y Riego, 15 de noviembre de 1811. Archivo del Arzobispado de Buenos Aires.

103

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

El Despertar de la Banda Oriental  

Seminario del año 2011

Advertisement